Empleados en riesgo debido a expansión al exterior

Crecen las amenazas de secuestro en las economías en desarrollo
Las empresas en búsqueda de oportunidades en los mercados emergentes enfrentan crecientes amenazas de los secuestradores, quienes ven mejorar sus propias perspectivas cuando llega dinero fresco.
Según las fuentes, Brasil, India, México y Nigeria son algunos de los lugares particularmente conflictivos para los secuestros, debido a que las empresas se mudan allí para aprovechar las economías en desarrollo, los bajos costos operativos o ambos.
“Cuando una empresa estadounidense se expande a determinadas zonas, definitivamente se está exponiendo más”, aseguró Kevin Guillet, vicepresidente senior y encargado de la unidad de asesoramiento contra el fraude para Marsh Inc. en Nueva York.

Según Gregory Bangs, vicepresidente y gerente de producto para seguros contra delitos, y secuestros y rescates para Chubb Group of Insurance Cos. en Warren, Nueva Jersey, los negocios para los secuestradores están prosperando en algunos mercados emergentes.

México lidera el ranking
El año pasado, en Brasil hubo más de 1.000 secuestros, muchos de ellos en las zonas de Río de Janeiro y Sao Paulo, manifestó Bangs. Sin embargo, agregó, México “tiene el peor problema de secuestros del mundo”, con más de 7.000 en 2010,

Según las fuentes, los secuestros en India aumentan a medida que aumenta la inversión por parte de las empresas occidentales, mientras que Nigeria, África del Norte y partes del Sudeste Asiático vieron marcados aumentos en las tasas de los delitos.

Bangs destacó que “En India, el problema es que cada vez más empresas occidentales están invirtiendo en el país”. Mientras que los secuestros en India tradicionalmente involucraban a empresarios indios, “Se está empezando a apuntar a empresarios occidentales”, añadió. “Le decimos a nuestros clientes que no den por sentado que ese escenario es seguro”.

“Es un gran problema en muchos países, y el problema está siendo cada vez mayor”, indicó Bangs.

En África del Norte, por ejemplo, los secuestros se han vuelto un riesgo mayor, ya que Al-Qaeda incrementó sus secuestros de extranjeros para obtener rescates que pueden utilizarse para financiar la red terrorista, explicó Bangs.

Los expertos insisten, sin embargo, en que las empresas pueden proteger a sus ejecutivos a través de la gestión de crisis y la compra de seguros apropiados para cubrir el riesgo de secuestro y rescate. Según las fuentes, sorprendentemente, muchas empresas no lo están haciendo.

Guiilet afirmó que “Hay muchas empresas que no cuentan con un plan formal. Tienen un plan ad hoc”, aunque carecen de un enfoque formalizado para abordar los riesgos de secuestro.

Kit Chaskin, socia del estudio jurídico de tomadores de pólizas Reed Smith L.L.P. en Chicago, señaló que “Las empresas deben comprender mejor la naturaleza de las coberturas contra secuestro y rescate”. Uno de los mayores beneficios de la cobertura es que proporciona acceso a una empresa consultora en seguridad para ayudar a identificar la exposición y a elaborar un plan de gestión de crisis o responder en el caso de un secuestro, añadió.

“De este modo la mayoría de los casos de secuestro, rescate y extorsión pueden evitarse mediante la planificación adecuada”, indicó Richard Hildreth director ejecutivo con sede en Reston, Virginia de Kroll Risk & Compliance Solutions, una unidad de Altegrity Inc. en Falls Church, Virginia.

Empresas como Kroll pueden realizar el trabajo previo para una compañía antes de ubicar sus operaciones en un país con un alto riesgo de secuestros, Hildreth agregó. Por ejemplo, se puede enviar un equipo para ayudar a prever dónde ubicar una oficina.

Hildreth explicó “Llegamos e interactuamos con las fuerzas de seguridad pública, inspeccionamos los edificios, los accesos y los controles de seguridad”, lo que ayuda a los clientes a decidir cuál ubicación es la más segura, señaló Hildreth.

Consideraciones a tener en cuenta en relación con la familia

Hindreth explicó que si se está por abrir una oficina en Brasil, por ejemplo, un consultor en seguridad ayudará a ubicar un barrio considerado seguro para la familia y a elegir a qué colegio deberían ir los niños, aconsejará al cónyuge sobre cómo debería enfocar su trabajo en el país de destino y al ejecutivo en cuestión sobre cómo debería viajar al trabajo y qué medidas de protección debería adoptar.

En algún punto, una empresa que desea establecerse en una zona de alto riesgo fuera de los Estados Unidos debe considerar si vale la pena el riesgo y los gastos, señaló. “Puede que el volumen de ingresos necesarios para encargarse de la seguridad no valga la pena. Es una decisión de negocios”.

Chaskin sugirió que las empresas deben asegurarse de que el servicio de consultoría que se ofrece junto con la cobertura de secuestro y rescate sea adecuado. “Si contrata una compañía de seguros cuya consultora afiliada se encuentra en América del Sur, pero la mayor parte de las operaciones de su empresa se encuentran en Asia, el riesgo no se ha abordado realmente”, aclaró Chaskin.

Una decena de compañías aseguradoras ofrecen seguros de secuestro y rescate, señaló Guillet: “La mayor capacidad única que he visto es de US$ 65 millones. Su precio es muy razonable”, agregó.

Según Chaskin, el seguro cubrirá el monto del pago de un recate. Los tomadores de pólizas deberían incluir en sus planes de gestión de crisis la mecánica de efectuar tal pago, explicó (ver recuadro).

Chaskin preguntó “¿Cómo va a conseguir millones en efectivo, transportarlos y entregarlos? Si ya lo sabe, puede incluirlo en su plan de gestión de crisis”.

Gillet explicó que alguna persona del departamento financiero de la compañía debería ser miembro del equipo de gestión de crisis que responde ante un pedido de rescate. “Se necesita a alguien que sepa dónde recurrir para obtener el dinero en efectivo. Si bien una póliza reembolsa al cliente el monto del rescate, en general no la financia”.

Según los expertos, en algunas partes del mundo, los secuestros han disminuido y otros tipos de delitos contras los ejecutivos de las empresas son más bien el problema.

Noel Paul, un abogado de Chicago para Reed Smith, afirma que “Colombia es un ejemplo. Era el modelo a seguir para los secuestros. Alcanzó su punto máximo en 2000, pero luego las cifras comenzaron a bajar”.

Algún crédito por la reducción de los secuestros le corresponde al gobierno colombiano, que redobló sus esfuerzos junto con los Estados Unidos para tomar medidas drásticas contra delitos tales como secuestros y tráfico de drogas en el país, afirmó Paul.

Hildreth de Kroll dijo que “No vemos que haya un problema de secuestros en China. La presencia de las fuerzas de seguridad militar está muy extendida, de modo que no hay muchos secuestros”.

Según Hildreth y otros expertos, la extorsión y el robo de información en China representan problemas más grandes.

“Si se va a China con una laptop, toda la información que tenga en su computadora es muy vulnerable”, alertó Hildreth.

Los expertos afirmaron que en Rusia también la extorsión está mucho más extendida que los secuestros. Hildreth aseguró que el peligro de recibir amenazas de producir daños a bienes o a empleados a menos que se efectúe un pago es mayor al de secuestrar ejecutivos a cambio de un rescate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *