El seguro apuesta por el medio ambiente

Las catástrofes naturales de este año, desde el tsunami en Japón hasta el huracán Irene, avivan el debate sobre si el mayor riesgo natural es el resultado de la acción del hombre o del cambio climático. De acuerdo con Sigma, el brazo de investigación de la reaseguradora Swiss Re, el primer semestre de 2011 ha sido testigo de pérdidas aseguradas por
u$s 70.000 millones a causa de catástrofes naturales y artificiales. Esto representa más del doble de los u$s 29.000 millones incurridos en el primer semestre de 2010. Por su parte, en la primera mitad del año, las reclamaciones por catástrofes naturales ascendieron a u$s 67.000 millones, comparado con los u$s 27.000 millones, en el mismo período de 2010.
Así, las pérdidas del primer semestre de 2011, ya convierten a este en el segundo año más costoso en los registros de Sigma. Lo superan sólo los u$s 120.000 millones en pérdidas generadas en 2005, cuando los huracanes Katrina, Rita y Wilma incurrieron en u$s 90.000 millones de pérdidas aseguradas.
Cliff Warman, jefe de la Práctica Ambiental para Europa, Oriente Medio y África de la aseguradora Marsh, dice: “La evidencia científica sugiere que (el clima) está cambiando definitivamente. No sólo es la gravedad de los eventos individuales que aumenta. También es la frecuencia de estos eventos”.

Modelos renovados
Con el fin de entender cómo el clima está cambiando, y poder atribuirle un precio en el marco del seguro o reaseguro, Warman indica que las tendencias deben ser evaluadas a través de datos actuariales.
Después del huracán Katrina, los modelos fueron renovados para tener en cuenta la posibilidad de una mayor severidad y frecuencia de huracanes, por ejemplo en los EE.UU.. Esto ayudó a elevar el precio del seguro y reaseguro tanto a las compañías dueñas de propiedades como a las aseguradoras con carteras expuestas a sufrir las consecuencias de estas tormentas. Rowan Douglas, director Ejecutivo de Análisis Global de Willis Re, broker de seguros y reaseguros, dice que hay “un enfoque cada vez mayor de análisis, investigación y ciencia que permitirá que aseguradoras y reaseguradoras puedan confiar en los niveles de riesgo y logren así una valoración razonable de los patrones y desarrollos futuros”.
Pero, ¿pueden el seguro y el reaseguro ser utilizados para alentar a las empresas a ser más sustentables? Si bien mayores costos de seguros para los conductores peligrosos pueden ayudar a hacer las carreteras más seguras, al afectar el comportamiento, ¿es lo mismo en el caso de gobiernos y empresas, cuando se trata del medio ambiente?
Al respecto, Warman aduce que tanto el nivel de riesgo como de gestión del riesgo ya se tienen en cuenta cuando se trata de seguro ambiental, que incluye eventos como las emisiones, el daño ambiental, la contaminación y los riesgos para la salud humana. “Es bueno si usted puede mostrar su desempeño ambiental a través de una variedad de líneas de seguro. En ese caso, hay una buena posibilidad (de que este) logre permearse a través de la cobertura y las primas”, dice.
Douglas agrega que se están tomando medidas dentro de la industria para alentar a las empresas a ser más sustentables. Un ejemplo es el programa ClimateWise, que ha reunido a 50 empresas que se comprometieron a reducir su impacto ambiental e incrementar el conocimiento del clima de apoyo entre los clientes.
“A través de iniciativas como ClimateWise y los principios del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés) para un seguro sustentable, hay una conciencia creciente de que las compañías de seguros están en la vanguardia para fomentar la reducción de las emisiones de CO2 y de mecanismos eficaces de adaptación al cambio climático”, comenta el experto.
La iniciativa de financiamiento del UNEP está desarrollando principios, que sirvan de marco global para manejar mejor los riesgos ambientales, sociales y de gobierno empresarial. “La industria de seguros es cada vez más sensible a los roles que puede tener en el fomento de prácticas empresariales sostenibles”, dice el ejecutivo de Willis Re.

Más sustentabilidad
Sin embargo, algunas empresas no necesitan el estímulo de un seguro más barato para ser más sostenibles. En el sector retail, ya son varias las compañías que lo están tratando, también para responder a un creciente demanda por parte de los consumidores. La británica Marks and Spencer (M&S) desarrolló “Plan A”, un conjunto de 180 compromisos, que tiene como objetivo transformar al grupo en el líder verde de su sector. Tesco, otra de las cadenas británicas, fijo objetivos tan ambiciosos como el de convertirse en un negocio de cero emisiones de carbono para 2050. Además, por segundo año, la compañía fue nombrada el minorista más importante del mundo en la lucha contra el cambio climático, según el Carbon Disclosure Project. Además, si bien su objetivo es ser más sustentable, tanto M&S como Tesco ya sienten también el beneficio de sus esfuerzos en las ventas.

Fuente: cronista.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *