Los viajes vinculados requerirán seguros de caución, según los abogados

Crece la incertidumbre ante la próxima entrada en vigor de la nueva legislación de viajes combinados, todavía en anteproyecto y pendiente de ser refrendada por el Congreso y el mundo del turismo. La aplicación de la directiva comunitaria ya está fuera de plazo, terminó el 1 de enero, aunque la entrada en vigor de la nueva ley se puede retrasar hasta julio de 2018. Mientras aerolíneas y agencias serán las grandes afectadas, se abre una nueva puerta en el sector de los seguros porque no existe en el mercado un producto que se adecue al nuevo panorama. Se prevé que se seguirá el modelo de seguro de caución. Por ello algunas aerolíneas ya se están reuniendo con las principales aseguradoras (Los viajes vinculados serán considerados como combinados con la nueva ley), (Reprobación de la CMNC a la Ley de viajes combinados).

El seguro de caución, que funciona de forma similar a un aval, de manera que en caso de que no se cumplan las condiciones contratadas se puedan reclamar los costes, será probablemente el que vaya vinculado a la nueva normativa, explica Federico Belausteguigoitia, de Marimón Abogados.

El especialista en derecho aeronáutico también llama la atención que para el Sector será relevante que existan “las menores divergencias entre las comunidades autónomas”, pues ellas serán las encargadas de desarrollar las garantías con las que minoristas, aerolíneas y el resto de organizadores que intervienen en el viaje vinculado deben responder al cumplimiento de sus obligaciones, como el reembolso de los pagos anticipados y la repatriación de los viajeros en caso de insolvencia. “Parece que la garantía tendrá que ser similar a los ingresos en el ejercicio anterior”, explica Belausteguigoitia.

Los dos principales cambios que acarrea la aplicación de la directiva europea son los referentes a la regulación de los viajes combinados y la creación de nuevas categorías, como la de viajes vinculados. Razón esta última por la que todo el Sector está pendiente de la nueva ley española.

En el caso de que sea necesario repatriar a los viajeros, le corresponderá a la aerolínea hacerlo si el traslado se corresponde con un viaje vinculado, es decir, aquel en el que se contrata el billete de avión por un lado, el hotel por otro, el coche de alquiler, etc., que es el modelo imperante en los últimos años.

Ante el nuevo panorama, y mientras sigue la nueva ley en tramitación, para que después sea aprobada y desarrollada en las CCAA, lo que está claro es que ante el incremento de los costes administrativos en los viajes vinculados se abren dos posibilidades: “Que suban los precios de los viajes vinculados o que las aerolíneas decidan que los dejan porque no les resulta rentable”. “Las grandes afectadas —añade—son las minoristas y touroperadores porque les afecta a su negocio principal”.

FUENTE: BOLETIN LATINOINSURANCE N° 4038

Photo by Sweet Ice Cream Photography on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *