Los riesgos ambientales dominan las crecientes preocupaciones a nivel mundial

Muy probablemente el mundo se enfrentará a más riesgos en 2018, y, según el Informe de Riesgos Mundiales (Global Risks Report) del Foro Económico Mundial, los riesgos ambientales son los que plantean el desafío más importante al desarrollo global.

El informe, que se basa en una encuesta entre aproximadamente 1,000 expertos en riesgos, reveló que el 59% de los participantes esperan que haya un aumento en el riesgo en 2018, y solo el 7% espera una disminución.

Según el informe, elaborado en conjunto con los socios estratégicos Marsh & McLennan Cos. Inc. y Zurich Insurance Group Ltd., los cinco principales riesgos en términos de probabilidad son:

  • Eventos meteorológicos extremos
  • Desastres naturales
  • Ataques cibernéticos
  • Fraude y robo de datos
  • Fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático

Los cinco principales riesgos en términos de impacto son:

  • Armas de destrucción masiva
  • Eventos meteorológicos extremos
  • Desastres naturales
  • Fracaso de la mitigación y adaptación al cambio climático
  • Crisis hídricas

Si bien en ediciones anteriores fueron los riesgos económicos los que generaron mayor inquietud, esos riesgos han disminuido en importancia percibida a medida que la crisis financiera se ha disipado.

Las preocupaciones por el medioambiente aumentaron a la luz del número considerable de pérdidas por huracanes en 2017, y el primer aumento en emisiones de dióxido de carbono en cuatro años.

Además, según el informe, la biodiversidad se está perdiendo, los sistemas agrícolas se encuentran bajo presión y la contaminación se está convirtiendo en una amenaza cada vez más apremiante para la salud.

Los riesgos a la seguridad cibernética también están aumentando.

“Los ataques son cada vez más, tanto en prevalencia como en potencial desestabilizador. Las infracciones cibernéticas registradas por las compañías se han duplicado en cinco años”, indicó el informe.

En 2017, algunos de los mayores costos cibernéticos para las empresas se relacionaron con ataques del tipo “rescate” (ransomware), como WannaCry y NotPetya, que representaron el 64% de todos los correos electrónicos maliciosos el año pasado.

“Otra tendencia creciente es el uso de ataques cibernéticos dirigidos a la infraestructura fundamental y a los sectores industriales estratégicos, lo que lleva a temer que, en el peor de los casos, los atacantes podrían desencadenar un colapso de los sistemas que mantienen a las sociedades en funcionamiento”, señaló el informe.

FUENTE: BUSINESS INSURANCE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *