El cauce de alivio de crecida del Misisipi podrá abrirse por tercera vez en la historia

Si bien el río ha crecido, no es tan grave como en 2011: la última vez que se abrió Morganza.

El canal de desagüe de Morganza está situado a aproximadamente 72 km al noroeste de Baton Rouge y, si se abre, verterá el agua al área rural entre los ríos Atchafalaya y Misisipi en Luisiana central. (Foto: Daniel Acker/Bloomberg)

(Bloomberg): Una barrera importante que mantiene al río Misisipi en el curso de la corriente podrá abrirse únicamente por tercera vez en su historia, eventualmente inundando una gran parte del área rural de Luisiana y afectando las refinerías en la región.

Los niveles de crecida del río podrían obligar al Cuerpo de Ingenieros del Ejército a desviar el agua abriendo el cauce de alivio para inundaciones Morganza, una extensa estructura parecida a un dique que está diseñada para redirigir 17.000 litros por segundo de agua para quitarle presión al Misisipi. El río ha crecido desde octubre pasado inundado por enormes lluvias que han demorado la plantación de los cultivos en las Grandes Llanuras y la parte superior del Medio Oeste.

«Estamos realmente cerca de los niveles disparadores,» expresó Jeff Graschel, hidrologista de coordinación del servicio en el Centro de Pronóstico del Curso Inferior del Río Misisipi en Slidell, Luisiana. El jefe de estado, John Bel Edwards, tiene programada una conferencia de prensa esta tarde, de acuerdo con los medios locales.

Los meteorólogos prevén un nuevo diluvio

Si bien el río ha crecido, no es tan grave como en 2011: la última vez que se abrió Morganza. Los niveles del río son un poco inferiores a los 0,60 metros por debajo de la cima récord de 2011 de la barrera de Morganza. En febrero, se abrió el Canal de Desagüe Bonnet Carre para ayudar a paliar los riesgos de las inundaciones en Nueva Orleans, aproximadamente a 45 km río abajo.

El canal de desagüe de Morganza está situado a aproximadamente 72 km al noroeste de Baton Rouge y, si se abre, verterá el agua al área rural entre los ríos Atchafalaya y Misisipi en Luisiana central.

El Misisipi entre Nueva Orleans y Baton Rouge está bordeado de refinerías, plantas químicas y elevadores de granos. El nivel alto del agua ha provocado demoras de despacho en el río que es la ruta principal para los granos, químicos, carbón y aceite. A principios de este año, se cerró el tráfico a través de Vicksburg y se cerraron en varias oportunidades las compuertas y los diques de la vía fluvial.Si bien el Misisipi podría bajar en los próximos días, los meteorólogos prevén un nuevo diluvio provocado por una semana de tormentas eléctricas en las Grandes Llanuras y el Medio Oeste que harán crecer el río nuevamente antes de fines de la próxima semana, expresó Graschel por teléfono. Graschel manifestó que se prevé que una gran cantidad de agua fluya al Misisipi desde el río Arkansas.

Fuente: Bloomberg

Photo by Jacob Sapp on Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *