LOS PROPIETARIOS DEL ESTABLECIMIENTO RESPONDEN POR LAS LESIONES SUFRIDAS POR UNO DE LOS CLIENTES

Así lo decidieron los jueces de la Cámara en lo Civil y Comercial de Mercedes, en un fallo del 23 de Octubre pasado. Entre otras normas, la sentencia destacó el artículo 5 de la Ley de Defensa del Consumidor, en tanto esta protege a los usuarios en su  integridad física.

Un hombre demandó una indemnización de cerca de $ 700 mil a  los dueños de un establecimiento bailable,  por los daños físicos y el daño moral que sufrió a raíz del ataque del que fue objeto  por parte de otro concurrente al local.  El altercado se produjo dentro de las instalaciones del establecimiento cuando luego de un intercambio de palabras,  uno de los protagonistas de la pelea arrojó la bebida que estaba tomando  sobre la cara del actor. En la maniobra, también se le escapó el vaso de vidrio, esto último supuestamente sin intención.

Sin embargo, el objeto cortante fue lo que produjo las  lesiones en el ojo izquierdo del actor- y la consecuente ceguera unilateral de carácter permanente- por las cuales instruyó una causa penal  y luego una demanda civil,  tanto contra quien le produjo el daño como contra los dueños  del local nocturno para que respondieran en forma solidaria.

Fundamentó su pretensión en  el obrar negligente del personal de seguridad de la confitería,  pero también sacó a relucir la ordenanza  n° 4357 (art. 3) del 27/11/01 que prohíbe la utilización de vasos de vidrio en locales nocturnos. 

EL VASO DE VIDRIO. Esta norma  fue materia de debate tanto en primera como en segunda instancia.  Sin embargo la  cuestión del vaso de vidrio quedó zanjada  en Cámara cuando el fallo aclaró  a quién iba destinada la ordenanza . “Entiendo que una correcta hermenéutica de esta disposición conduce a que se refiere a las discotecas donde concurren masivamente los jóvenes, al igual que los espectáculos públicos. No parece lógico que comprenda a los pubs donde concurre gente mayor y no es razonable pretender que se les sirvan bebidas (mayormente alcohólicas) en vasos de plástico” afirmaron los camaristas.

En efecto, el local era un lugar exclusivamente para gente de más de 30 años, un público de los llamados “solos y solas”, no una discoteca para jóvenes o un espacio para recitales de rockA raíz de ello, la intención del demandante de sumar  el uso de vasos de vidrio al incumplimiento del deber de seguridad,   no prosperó.

De todas formas es interesante tener en cuenta este tipo de regulaciones  para quienes gestionan riesgos en  discotecas o locales de eventos, en especial si se trata de eventos masivos, apuntados a público de entre 18 y 30 años,  en dónde sí es obligatorio el vaso de plástico-

¿CULPA DE LA VÍCTIMA? Otra defensa que esgrimieron los demandados fue la culpa de la víctima. Insistieron en que los hechos no estaban claros y los motivos tampoco. Incluso presentaron un testigo que afirmó haber visto al demandante en la barra,  mirando provocativamente al imputado, y  haber movido los labios, dibujando un insulto silencioso  que empujó al otro a arrojar primero la bebida y luego, involuntariamente, el vaso

Argumentó  que en el sistema de la responsabilidad objetiva que aplicó el juez de primera instancia,  la empresa  puede ser eximida de responsabilidad si se prueba  que fue la conducta de la propia víctima la que causó el daño.

ARTÍCULOS. El juez de primera instancia fundamentó su decisión en el artículo 1198 del Código Civil derogado, Consideró  que la relación entre una confitería bailable y sus asistentes era de naturaleza contractual, y que la primera tenía la obligación accesoria tácita de brindar seguridad a todos los concurrentes por aplicación de dicho precepto legal.

En cambio, los camaristas fueron directamente a la Ley de Defensa del Consumidor vigente. Señalaron que entre las partes se estableció una relación de consumo y que el actor, al concurrir al lugar lo hizo en carácter de consumidor. Por eso, y de acuerdo al artículo 5to de la ley 24.240 el establecimiento demandado como proveedor del servicio tenía la obligación de cuidar que no se presentara peligro alguno para la salud e integridad física de los concurrentes.

Así, hicieron lugar a la petición del actor de 49 años, aunque redujeron el monto demando a $ 600 mil.

ASEGURADORA. En este caso no se verifica la citación de ninguna compañía de seguros, y tampoco el establecimiento demandado presentó cobertura. Sin embargo, les dejo una pregunta: De haber existido un seguro ¿habría respondido la compañía?

En general, la jurisprudencia no es pacífica en estos casos. Todo depende de la cobertura contratada y de  las cláusulas de exclusión de la póliza. Existen casos en que la compañía incluye cláusulas en las que expresamente comunica que no cubre reclamos originados en lesiones y/o muerte de terceras personas,  cuando se produzcan a raíz de riñas, peleas o trifulcas. 

De hecho, la CSJN ha expresado en pronunciamientos recientes que se responde en la medida del seguro e incluso que corresponde dejar sin efecto la sentencia que hace lugar a la demanda, apartándose de los términos de las pólizas. Siempre expidiéndose sobre casos concretos. 

Sin embargo, hay fallos de otros tribunales  sobre hechos de violencia en locales bailables, dónde los jueces estudian detenidamente las razonabilidad de las cláusulas de exclusión respecto de los riesgos y sobre todo del tipo de seguro. Exigen que estas limitaciones estén expresamente individualizadas en los contratos y que el asegurador pruebe que el daño se origine en el riesgo excluido, cosa que no siempre sucede.

Fuente: Revista Estrategas

Link: http://www.revistaestrategas.com.ar/contenidos/5265/los-propietarios-del-establecimiento-responden-por-las-lesiones-sufridas-por–uno-de-los-clientes-

Photo by Sarthak Navjivan on Unsplash