Por qué el coronavirus arrasa en algunos países y deja intactos a otros

El coronavirus ha matado a tanta gente en Irán que el país ha recurrido a entierros masivos, pero en el vecino Irak, el número de cadáveres es inferior a 100. La República Dominicana ha reportado casi 7.600 casos del virus. Justo al otro lado de la frontera, Haití ha registrado unos 85. En Indonesia, se cree que miles de personas han muerto por el coronavirus. En la cercana Malasia, un estricto bloqueo ha mantenido las muertes en alrededor de 100.

El coronavirus ha tocado casi todos los países de la tierra, pero su impacto ha parecido caprichoso. Metrópolis globales como Nueva York, París y Londres han sido devastadas, mientras que ciudades llenas de gente como Bangkok, Bagdad, Nueva Delhi y Lagos se han salvado, hasta ahora, en gran medida.

La pregunta de por qué el virus ha abrumado algunos lugares y dejado otros relativamente intactos es un rompecabezas que ha dado lugar a numerosas teorías y especulaciones pero no a respuestas definitivas. Ese conocimiento podría tener profundas implicaciones para la forma en que los países responden al virus, para determinar quién está en riesgo y para saber cuándo es seguro volver a salir.

Ya hay cientos de estudios en curso en todo el mundo que investigan cómo la demografía, las condiciones preexistentes y la genética podrían afectar a la amplia variación del impacto.

Los médicos de Arabia Saudita están estudiando si las diferencias genéticas pueden ayudar a explicar los distintos niveles de gravedad de los casos de Covid-19 entre los árabes sauditas, mientras que los científicos del Brasil están estudiando la relación entre la genética y las complicaciones del Covid-19. Equipos de varios países están estudiando si los medicamentos comunes para la hipertensión podrían empeorar la gravedad de la enfermedad y si una determinada vacuna contra la tuberculosis podría hacer lo contrario.

Muchas naciones en desarrollo con climas cálidos y poblaciones jóvenes han escapado de lo peor, lo que sugiere que la temperatura y la demografía podrían ser factores. Pero naciones como Perú, Indonesia y Brasil, países tropicales en medio de epidemias crecientes, le echan agua fría a esa idea.

Las medidas draconianas de distanciamiento social y de cierre anticipado han sido claramente eficaces, pero Myanmar y Camboya no hicieron ninguna de las dos cosas y han notificado pocos casos.

Una teoría que no está probada pero que es imposible de refutar: tal vez el virus no ha llegado a esos países todavía. Rusia y Turquía parecían estar bien hasta que, de repente, no lo estaban.

El tiempo todavía puede ser el mayor ecualizador: La gripe española que estalló en los Estados Unidos en 1918 pareció extinguirse durante el verano, sólo para volver con una cepa más mortal en el otoño, y una tercera ola al año siguiente. Finalmente llegó a lugares lejanos como islas de Alaska y el Pacífico Sur e infectó a un tercio de la población mundial.

«Estamos muy temprano en esta enfermedad», dijo Ashish Jha, director del Instituto de Investigación de Salud Global de Harvard. «Si esto fuera un juego de béisbol, sería la segunda entrada y no hay razón para pensar que para la novena entrada el resto del mundo que ahora parece no haber sido afectado no lo será».

Los médicos que estudian las enfermedades infecciosas en todo el mundo dicen que todavía no tienen suficientes datos para obtener un cuadro epidemiológico completo, y que las lagunas de información en muchos países hacen que sea peligroso sacar conclusiones. Las pruebas son deplorables en muchos lugares, lo que lleva a subestimar enormemente el progreso del virus, y es casi seguro que las muertes no se cuentan.

Sin embargo, las pautas generales están claras. Incluso en lugares con un registro pésimo y sistemas de salud rotos, los entierros en masa o los hospitales que rechazan a miles de personas enfermas serían difíciles de ignorar, y en varios lugares simplemente no los están viendo, al menos no todavía.

Las entrevistas con más de dos docenas de expertos en enfermedades infecciosas, funcionarios de salud, epidemiólogos y académicos de todo el mundo sugieren cuatro factores principales que podrían ayudar a explicar dónde prospera el virus y dónde no: la demografía, la cultura, el medio ambiente y la rapidez de las respuestas de los gobiernos.

Cada posible explicación viene con considerables advertencias y confusas contra-evidencias. Si una población envejecida es la más vulnerable, por ejemplo, Japón debería estar en la parte superior de la lista. Está lejos de serlo. Sin embargo, estos son los factores que los expertos encuentran más persuasivos.

El poder de la juventud

Muchos países que han escapado a epidemias masivas tienen poblaciones relativamente más jóvenes. Los jóvenes son más propensos a contraer casos leves o asintomáticos que son menos transmisibles a otros, dijo Robert Bollinger, profesor de enfermedades infecciosas de la Escuela de Medicina de Johns Hopkins. Y son menos propensos a tener ciertos problemas de salud que pueden hacer que el Covid-19, la enfermedad causada por el coronavirus, sea particularmente mortal, según la Organización Mundial de la Salud.

África -con unos 45.000 casos reportados, una pequeña fracción de sus 1.300 millones de habitantes- es el continente más joven del mundo, con más del 60 por ciento de su población menor de 25 años. En Tailandia y en Najaf, Irak, las autoridades sanitarias locales descubrieron que el grupo de edad de 20 a 29 años tenía la tasa más alta de infección, pero a menudo mostraba pocos síntomas.

En cambio, la edad media nacional en Italia, uno de los países más afectados, es de más de 45 años. La edad media de los que murieron de Covid-19 era de unos 80 años.

Las personas más jóvenes tienden a tener sistemas inmunológicos más fuertes, lo que puede dar lugar a síntomas más leves, dijo Josip Car, experto en población y salud mundial de la Universidad Tecnológica de Nanyang en Singapur.

En Singapur y Arabia Saudita, por ejemplo, la mayoría de las infecciones se producen entre los trabajadores migrantes extranjeros, muchos de los cuales viven en dormitorios estrechos. Sin embargo, muchos de esos trabajadores son jóvenes y en forma, y no han requerido hospitalización.

Junto con la juventud, una relativa buena salud puede disminuir el impacto del virus entre los infectados, mientras que ciertas condiciones preexistentes -en particular la hipertensión, la diabetes y la obesidad- pueden empeorar la gravedad, dicen los investigadores en los Estados Unidos.

Hay notables excepciones a la teoría demográfica. Japón, que tiene la población media más antigua del mundo, ha registrado menos de 520 muertes, aunque su número de casos ha aumentado con el incremento de las pruebas.

La región del Guayas en Ecuador, epicentro de un brote que puede haber cobrado hasta 7.000 vidas, es una de las más jóvenes del país, con sólo el 11 por ciento de sus residentes mayores de 60 años.

Y Jha de Harvard advierte que algunos jóvenes que no muestran síntomas también son altamente contagiosos por razones que no se comprenden bien.

Distancia cultural

Los factores culturales, como el distanciamiento social que se da en ciertas sociedades, pueden dar a algunos países más protección, según los epidemiólogos. En Tailandia y la India, donde el número de virus es relativamente bajo, las personas se saludan a distancia, con las palmas unidas como en una oración. En Japón y Corea del Sur, la gente hace una reverencia, y mucho antes de que llegara el coronavirus, tendían a usar máscaras faciales cuando se sentían mal.

En gran parte del mundo en desarrollo, la costumbre de cuidar a los ancianos en casa conduce a la disminución de los asilos, que han sido un obstáculo para los trágicos brotes en Occidente.

Sin embargo, hay notables excepciones a la teoría del distanciamiento cultural. En muchas partes de Oriente Medio, como Iraq y los países del Golfo Pérsico, los hombres suelen abrazarse o darse la mano al encontrarse, pero la mayoría no se enferman.

Lo que podría llamarse “distanciamiento nacional” también ha demostrado ser ventajoso. Los países que están relativamente aislados han cosechado beneficios para la salud gracias a su aislamiento.

Las naciones lejanas, como algunas del Pacífico Sur y partes del África subsahariana, no se han visto tan inundadas de visitantes que traigan consigo el virus. Los expertos en salud de África citan los limitados viajes desde el extranjero como tal vez la razón principal de la tasa de infección relativamente baja del continente.

Los países que son menos accesibles por razones políticas, como Venezuela, o a causa de conflictos, como Siria y Libia, también se han visto en cierto modo protegidos por la falta de viajeros, al igual que países como el Líbano y el Iraq, que han soportado protestas generalizadas en los últimos meses.

La falta de transporte público en los países en desarrollo también puede haber reducido la propagación del virus allí.

El calor y la luz

La geografía del brote -que se propagó rápidamente durante el invierno en países de la zona templada como Italia y los Estados Unidos y fue prácticamente invisible en países más cálidos como el Chad o Guyana- parecía sugerir que el virus no se calentaba bien. Otros coronavirus, como los que causan el resfriado común, son menos contagiosos en climas más cálidos y húmedos.

Pero los investigadores dicen que la idea de que el clima cálido por sí solo puede repeler el virus es una ilusión.

Algunos de los peores brotes en el mundo en desarrollo han sido en lugares como la región del Amazonas en Brasil, un lugar tan tropical como cualquier otro.

“La mejor conjetura es que las condiciones de verano ayudarán, pero es poco probable que por sí solas conduzcan a una significativa desaceleración del crecimiento o a una disminución de los casos”, dijo Marc Lipsitch, director del Centro de Dinámica de Enfermedades Contagiosas de la Universidad de Harvard.

El virus que causa el Covid-19 parece ser tan contagioso como para mitigar cualquier efecto beneficioso del calor y la humedad, dijo Raúl Rabadan, biólogo computacional de la Universidad de Columbia.

Pero otros aspectos de los climas cálidos, como que la gente pase más tiempo fuera, podrían ayudar. “Las personas que viven en interiores dentro de ambientes cerrados pueden promover la recirculación del virus, aumentando la posibilidad de contraer la enfermedad”, dijo Car de la Universidad Tecnológica de Nanyang.

Los rayos ultravioletas de la luz solar directa inhiben este coronavirus, según un estudio realizado por modeladores ecológicos de la Universidad de Connecticut. Por lo tanto, las superficies en lugares soleados pueden tener menos probabilidades de permanecer contaminadas, pero la transmisión suele ocurrir a través del contacto con una persona infectada, no al tocar una superficie.

Ningún científico ha propuesto que emitir luz dentro de una persona infectada, como ha sugerido el Presidente Trump, sea una cura efectiva. Y las condiciones tropicales pueden incluso haber calmado a algunas personas en una falsa sensación de seguridad.

“La gente decía: ‘Hace calor aquí, no me va a pasar nada’”, dijo Doménica Cevallos, investigadora médica en Ecuador. “Algunos incluso salían a propósito para tomar el sol, pensando que les protegería de las infecciones.”

Cuarentenas tempranas y estrictas

Los países que declararon cuarentenas tempranas, como Vietnam y Grecia, han podido evitar los contagios fuera de control, lo que demuestra el poder del distanciamiento social estricto y las cuarentenas para contener el virus.

En África, los países con una amarga experiencia con virus asesinos como el HIV, la tuberculosis resistente a los medicamentos y el Ébola, conocieron la situación y reaccionaron rápidamente.

El personal de los aeropuertos, desde Sierra Leona hasta Uganda, estaba tomando temperaturas (que desde entonces resultaron ser una medida menos eficaz) y datos de contacto y llevando máscaras mucho antes de que sus homólogos de los Estados Unidos y Europa tomaran esas precauciones.

El Senegal y Rwanda cerraron sus fronteras y anunciaron toques de queda cuando todavía tenían muy pocos casos. Los ministerios de salud comenzaron a localizar los contactos con prontitud.

Todo esto ocurrió en una región en la que los ministerios de salud habían llegado a depender del dinero, el personal y los suministros de donantes extranjeros, muchos de los cuales tenían que prestar atención a los brotes en sus propios países, dijo Catherine Kyobutungi, directora ejecutiva del Centro Africano de Investigación sobre Población y Salud.

“Los países se despiertan un día y dicen: ‘Está bien, el peso del país descansa sobre nuestros hombros, así que tenemos que dar un paso adelante’”, dijo. “Y lo han hecho. Algunas de las respuestas han sido hermosas de contemplar, honestamente.”

Sierra Leona volvió a proponer los protocolos de seguimiento de la enfermedad que se habían establecido a raíz del brote del Ébola en 2014, en el que murieron casi 4.000 personas. El Gobierno estableció centros de operaciones de emergencia en todos los distritos y contrató 14.000 trabajadores sanitarios comunitarios, 1.500 de los cuales están siendo formados como rastreadores de contactos, aunque Sierra Leona sólo tiene unos 155 casos confirmados.

Sin embargo, no está claro quién pagará sus salarios o los gastos como motos e impermeables para mantenerlos funcionando durante la próxima temporada de lluvias.

Uganda, que también sufrió durante el contagio del Ébola, puso rápidamente en cuarentena a los viajeros procedentes de Dubai después de que el primer caso de coronavirus llegara desde allí. Las autoridades también localizaron a otros 800 que habían viajado desde Dubai en semanas anteriores.

Las autoridades sanitarias de Uganda también están examinando a unos 1.000 camioneros al día. Pero muchos de los que dan positivo han venido de Tanzania y Kenia, países que no están haciendo un seguimiento tan agresivo, lo que hace temer que el virus siga penetrando en las fronteras porosas.

Los cierres, con prohibiciones de cónclaves religiosos y eventos deportivos de espectadores, claramente funcionan, dice la Organización Mundial de la Salud. Más de un mes después de cerrar las fronteras nacionales, las escuelas y la mayoría de las empresas, los países desde Tailandia hasta Jordania han visto disminuir las nuevas infecciones.

En el Oriente Medio, el cierre generalizado de mezquitas, santuarios e iglesias se produjo relativamente pronto y probablemente contribuyó a frenar la propagación en muchos países.

Una excepción notable fue Irán, que no cerró algunos de sus mayores santuarios hasta el 18 de marzo, un mes entero después de que registrara su primer caso en la ciudad de peregrinación de Qum. La epidemia se propagó rápidamente desde allí, matando a miles de personas en el país y propagando el virus a través de las fronteras cuando los peregrinos volvían a casa.

Por muy eficaces que sean las cuarentenas, en los países que carecen de una red de seguridad social sólida y en aquellos en los que la mayoría de la gente trabaja en la economía informal, será difícil mantener durante mucho tiempo los pedidos de cierre de empresas y la necesidad de que la gente se refugie en el lugar. Cuando las personas se ven obligadas a elegir entre el distanciamiento social y la alimentación de sus familias, están eligiendo lo último.

En contra de la intuición, algunos países en los que las autoridades reaccionaron tarde y con una aplicación irregular de los cierres parecen haberse salvado. Tanto Camboya como Laos tuvieron breves períodos de infección cuando se aplicaron pocas medidas de distanciamiento social, pero ninguno de ellos ha registrado un nuevo caso en unas tres semanas.

El Líbano, cuyos ciudadanos musulmanes y cristianos suelen ir en peregrinación al Irán y a Italia respectivamente, lugares donde abunda el virus, debería haber tenido un alto número de infecciones. No lo ha hecho.

“Simplemente no vimos lo que esperábamos”, dijo Roy Nasnas, consultor de enfermedades infecciosas del Hospital Universitario Geitaoui en Beirut. “No sabemos por qué”.

Por último, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que puede no haber una única razón para que algunos países sean golpeados y otros no. Es probable que la respuesta sea alguna combinación de los factores mencionados anteriormente, así como otra mencionada por los investigadores: pura suerte.

Los países con la misma cultura y clima podrían tener resultados muy diferentes si una persona infectada asiste a un acto social multitudinario, convirtiéndolo en lo que los investigadores denominan un acontecimiento superdifusor.

Eso ocurrió cuando un pasajero infectó a 634 personas en el crucero Diamond Princess frente a la costa de Japón, cuando un huésped infectado asistió a un gran funeral en Albany, Georgia, y cuando una mujer de 61 años fue a la iglesia en Daegu, Corea del Sur, propagando la enfermedad a cientos de feligreses y luego a miles de otros coreanos.

Debido a que una persona infectada puede no experimentar síntomas durante una semana o más, si es que los experimenta, la enfermedad se propaga bajo el radar, de manera exponencial y aparentemente al azar. Si la mujer de Daegu se hubiera quedado en casa ese domingo de febrero, el brote en Corea del Sur podría haber sido menos de la mitad de lo que es.

Algunos países que deberían haberse inundado no lo están, dejando a los investigadores rascándose la cabeza.

Tailandia informó del primer caso confirmado de coronavirus fuera de China a mediados de enero, de un viajero de Wuhan, la ciudad china donde se cree que comenzó la pandemia. En esas semanas críticas, Tailandia siguió acogiendo una afluencia de visitantes chinos. Por alguna razón, estos turistas no desencadenaron una transmisión local exponencial.

Y cuando los países hacen todo lo incorrecto y aún así terminan aparentemente no tan maltratados por el virus como uno esperaría, es difícil de entender. “En Indonesia, tenemos un ministro de salud que cree que se puede rezar contra el Covid, y se hacen muy pocos test”, dijo Pandu Riono, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Indonesia. “Pero tenemos suerte de tener tantas islas en nuestro país que limitan los viajes y tal vez las infecciones”.

“No hay nada más que estemos haciendo bien”, añadió.

Fuente: INFOBAE

Photo by Macau Photo Agency on Unsplash