Los recientes terremotos ponen de relieve la necesidad de planificación previa a los desastres

Los desastres naturales son una amenaza constante para la que los brokers y sus clientes deben estar preparados en todo momento.
Durante los tres primeros meses de 2020, la región continental de los Estados Unidos sufrió cinco terremotos de magnitud 5 o más, según el Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS). Entre los terremotos se incluye uno de magnitud 5,7 que sacudió las afueras de Salt Lake City el 18 de marzo y, 13 días después, otro de magnitud 6,5 a 128 km al noreste de Boise, Idaho.

Con una magnitud de 6,5, el terremoto de Idaho fue el primero del año clasificado como «fuerte» por el USGS, y fue seis veces más violento que el que ocurrió cerca de Salt Lake City. Afortunadamente, no hubo informes de daños graves o heridos porque se produjo en una zona poco poblada; sin embargo, el terremoto fue el más potente ocurrido en Idaho desde 1983.

Al producirse en medio del brote de COVID-19, que ya se cobró decenas de miles de vidas y causó una repentina y masiva alteración de nuestra forma de trabajar y vivir, estos terremotos, especialmente el de gran intensidad de Idaho, son importantes recordatorios de que los desastres naturales son una amenaza constante para la que debemos estar preparados en todo momento.

Cuando contacten a los clientes, los brokers deben hablar sobre la importancia de la planificación para los desastres y al menos algunos de los detalles de lo que es esencial. Es importante recordarles que los terremotos y otros desastres naturales pueden ocurrir sin previo aviso y resultar en lesiones importantes, pérdida de vidas y daños a los bienes. Los terremotos, por ejemplo, destruyen edificios y caminos, derriban puentes y provocan incendios, explosiones, tsunamis, deslizamientos de tierra y avalanchas.

Junto con la trágica pérdida de vidas y los trastornos económicos, la actual pandemia también puede haber aumentado la conciencia entre los estadounidenses de la necesidad de planificar para lo inesperado. Sin duda, es el momento adecuado para hablar con los clientes sobre la planificación para desastres en caso de un terremoto u otro desastre natural.

Mucho después de que se haya desarrollado una vacuna y un tratamiento para el COVID-19, los terremotos, los incendios forestales, los huracanes, las inundaciones, los tornados y los deslizamientos de tierra seguirán estando entre nosotros. Los agentes y brokers deben asegurarse de que sus clientes estén preparados.

FUENTE: PROPERTY CASUALTY

Photo by Giancarlo Revolledo on Unsplash