El impacto del COVID-19 en la salud mental

El COVID-19 ha cambiado radicalmente la forma en que trabajamos. Muchos trabajan desde casa estresados, tratando de compatibilizar una serie de responsabilidades personales y profesionales, lo que lleva a un aumento de la ansiedad, la depresión y el agotamiento. Para asegurar que las empresas y sus empleados se desempeñen de manera óptima (no sólo que existan) durante este tiempo, los líderes deben abordar los desafíos de salud mental que enfrentan los empleados.

Puede que la opción de trabajar desde casa haya entusiasmado a algunos de los que trabajan en oficinas, ya que no tienen que trasladarse al trabajo, tienen un entorno cómodo y pueden programar su día de trabajo en torno a otras responsabilidades. Pero dada la realidad de hacerlo en medio de la pandemia, trabajar desde casa ha perdido su atractivo para muchas personas.

Lamentablemente, la pandemia ha dado lugar a un aumento de los trastornos de salud mental como la ansiedad y la depresión. Dado que la pandemia sigue presente y que el distanciamiento social, el trabajo a distancia, los cierres de las empresas y las escuelas y la incertidumbre económica han generado un mayor estrés y aislamiento, el impacto en la salud mental se ha intensificado.

Los empleados que trabajan desde sus salas de estar o desde sus oficinas en casa trabajan más horas, tienen más responsabilidades y se enfrentan a dicha carga de maneras a veces poco saludables. Esto puede llevar inevitablemente a un menor compromiso, satisfacción y productividad por parte de los empleados y, a su vez, a una menor productividad de la empresa.

El 18º Estudio anual de tendencias de beneficios para empleados en los EE.UU. 2020 de MetLife reveló que la gran mayoría de los empleados (67%) se siente más estresada debido a la pandemia de COVID-19, especialmente las mujeres y los trabajadores de bajos ingresos. Entre muchos factores, el aislamiento social desempeña un papel importante. Para los trabajadores, también existe la incertidumbre sobre la seguridad laboral, que es un factor estresante muy personal. Como resultado, nos preocupamos mucho, y se sabe, gracias a las investigaciones, que la ansiedad es acumulativa, o sea, que se suma. El COVID-19 y sus procesos psicológicos asociados son oponentes formidables.

El impacto en la salud mental agrega un elemento más al ya abrumador costo físico de esta pandemia. Para los millones de empleados afectados, las soluciones y el soporte son críticos.

¿Qué pueden hacer los empleadores para aliviar el estrés de los empleados que trabajan desde casa durante estos momentos de turbulencia? “Algunas de las cosas que he visto hacer a las empresas: incluyen celebrar reuniones semanales de equipo para que los empleados puedan mantenerse conectados con sus colegas; organizar happy hours virtuales o realizar ejercicios que incrementan el espíritu de equipo; proporcionar a los empleados información sobre opciones para el cuidado y el entretenimiento de los niños y sobre recursos para el cuidado de los ancianos; alentar a los empleados a que se tomen vacaciones; y realizar concursos amistosos, como por ejemplo, de cocina”, explicó Terri M. Solomon, copresidenta de la unidad especializada en prevención de la violencia en el lugar de trabajo de Littler Mendelson P.C. “Todo esto ayuda a los empleados a sentirse conectados y apoyados incluso cuando trabajan a distancia”.

Si bien puede que algunos profesionales de recursos humanos no tengan conciencia de los desafíos de salud mental que enfrentan los empleados cuando trabajan desde su casa, existen ejemplos de buenas prácticas que todos pueden seguir para ayudar a aliviar el problema. Solomon recomendó lo siguiente:

1. Ofrecer Programas de Asistencia al Empleado (EAP según sus iniciales en inglés): A menudo los EAP pueden ser muy valiosos para los empleados que sufren problemas de salud mental. Estos recursos pueden brindar asesoramiento gratuito para cuestiones relacionadas con el estrés, el trabajo, la familia y las relaciones personales, entre otras.

2. Ofrecer información sobre licencias: Cuando un empleado manifiesta que tiene problemas de salud mental, un profesional de recursos humanos debe proporcionarle información sobre los beneficios de las licencias disponibles según la política de la empresa y las leyes federales, del estado y/o locales aplicables.

3. Evaluar las amenazas directas: Si un empleado expresa ideas suicidas, intenta suicidarse o muestra un comportamiento que hace que el empleador se cuestione si el empleado puede realizar su trabajo de forma segura, el empleador puede solicitar una evaluación de amenaza directa. Sin embargo, dado que las consecuencias jurídicas son numerosas, las empresas deben buscar el asesoramiento de un abogado laboral experimentado antes de recurrir a esta opción.

4. Redireccionar el bienestar: Además, la gerencia puede abordar directamente el bienestar de los trabajadores mediante la creación de seminarios web y guías que se enfoquen en la salud mental de los empleados y en las formas de combatir el estrés.

Es importante alentar a los empleados y a la gerencia a abordar los problemas de forma conjunta durante este período. Cuando los empleados finalmente regresen a sus lugares de trabajo, tendrán que adaptarse a cambios drásticos. La forma en que los empleadores alivian el estrés de tales cambios es fundamental, no sólo para la salud mental de los empleados sino también para los resultados finales de la empresa.

Pasar a la siguiente fase de recuperación de la pandemia de coronavirus no será fácil. Los empleadores pueden desempeñar un papel clave para ayudar a aliviar las ansiedades de sus empleados. Los empleadores deben tranquilizar a sus empleados y asegurarles que la salud y la seguridad son la principal preocupación de la empresa. Asimismo, los empleadores deben informar a sus empleados que estarán protegidos si la pandemia se agrava. Deben comunicarles que no van a ser descuidados o ingenuos y que supervisarán de cerca la situación a medida que siga evolucionando.

Con o sin pandemia, los empleadores tendrán una fuerza laboral más comprometida, productiva y exitosa si comprenden las circunstancias y necesidades de sus empleados y toman las medidas necesarias para ayudarlos a manejar los desafíos de salud mental que enfrentan.

Fuente: RIMS MAGAZINE

Link:http://www.rmmagazine.com/2020/10/01/locked-down-and-stressed-out-the-impact-of-covid-19-on-mental-health/