COBERTURA # 77Destacados

Ventajas de una cautiva de grupo

Con el continuo endurecimiento del mercado de seguros, las empresas de determinados sectores se enfrentan cada vez más a dos retos distintos: 1) las aseguradoras ya no están dispuestas a suscribir el riesgo del sector y, por tanto, abandonan el mercado, y 2) las demás aseguradoras aplican a las empresas aumentos de primas, incluso para aquellas que tienen experiencias de siniestralidad favorables.

Muchos factores han contribuido a estos incrementos de tarifas, entre ellos los costosos «veredictos nucleares» a los que se han enfrentado algunas industrias. En general, las primas de seguros vienen determinadas por el historial de siniestralidad del asegurado y las tendencias de su sector. Cuando una empresa siembra un riesgo en el mercado de seguros, se ve obligada a compartir la exposición con otras organizaciones que pueden no abordar adecuadamente sus respectivas exposiciones. Esto eleva el costo del riesgo de la empresa, incluso para aquellas que han invertido dinero, energía y tiempo en un programa eficaz de prevención de pérdidas. Para los asegurados enfrentados a esta situación, una cautiva de grupo puede ser una alternativa beneficiosa al mercado tradicional de seguros.

Las cautivas de grupo se componen de un conjunto de empresas con ideas afines unidas para formar un mecanismo de seguros que retiene parte del riesgo, pero distribuye el riesgo de pérdidas imprevistas entre las demás, disminuyendo así el impacto de un mal año de pérdidas para uno o más de sus miembros. En concreto, una cautiva de grupo puede proporcionar al asegurado la oportunidad de obtener ingresos de inversión sobre la financiación pagada como respaldo a la obligación del asegurado, no inmediatamente pagadera a terceros. Específicamente, un grupo de cautivas puede: 

  • Eliminar sustancialmente el impacto de las pérdidas incurridas por otros asegurados fuera del programa de la cautiva, estabilizando eficazmente los costos del seguro.
  • Proporcionar dividendos potenciales al no materializarse las pérdidas previstas en un año de póliza.
  • Permitir al asegurado asumir mayores riesgos de los considerados de haber permanecido en el mercado.
  • Permitir al asegurado un mayor control sobre la selección de los proveedores que gestionan su programa, incluida la contratación de asesores.

Sin embargo, algunas organizaciones siguen siendo reacias a adoptar una cautiva de grupo, dado que la mayor parte de las pérdidas a las que se expone un asegurado en un año de póliza determinado, son de valor pequeño a moderado. Los siniestros de gran cuantía son poco frecuentes, pero, cuando ocurren, pueden perturbar la actividad del asegurado o incluso provocar su quiebra. Esta perspectiva puede ser aterradora para los que están en la cima, incluso cuando el asegurado es consciente las perdidas transferibles a la aseguradora entran dentro de las previsibles que experimentará el asegurado. Incluso con pérdidas previsibles, existe el temor inherente incurrir cada año en una frecuencia de siniestros superior a la prevista, y sólo una aseguradora puede permitirse ese costo.

Estadísticamente, sin embargo, no todos los miembros de un grupo experimentarán un año «malo”. Es por esto que, un mal año de pérdidas para uno o más miembro, puede difuminarse compartiendo el riesgo entre el resto del grupo. La cautiva permite a cada miembro asumir más riesgo del que históricamente asumía por sí solo.

Adicionamente, una cautiva bien diseñada puede prescribir sus propias normas de admisión. Lo ideal sería que la cautiva admitiera miembros financieramente fuertes y comprometidos con la prevención de pérdidas. Los administradores de la cautiva también pueden establecer normas cada vez más estrictas para los ya admitidos. Estos requisitos pueden distinguir a la cautiva de una aseguradora tradicional, que puede exigir poco de un asegurado.

Ventajas adicionales de las cautivas de grupo

– Capacidad de control de las primas y de generación de ingresos de inversión para los miembros, que reduce el costo del riesgo. En una cautiva de grupo exitosa, hay beneficios adicionales, más allá de la reducción del costo del seguro.

– Capacidad de asumir un mayor riesgo como grupo generalmente dará a los miembros un mayor control de cualquier reclamación. Esto puede incluir la selección de abogados y de calendarios de pagos de siniestros. A menudo, los miembros también seleccionarán un administrador de reclamaciones externo, experto en investigación, gestión y resolución de reclamaciones. Muchas veces, este cuenta con mayor expertise que el equipo de reclamaciones de una aseguradora convencional.

Una cautiva de grupo homogéneo formada por miembros de un sector similar ofrece otras ventajas únicas. Tales grupos pueden compartir metodologías e innovaciones que aborden favorablemente los problemas a los que se enfrenta su industria, por ejemplo, y los miembros pueden asociarse en la mejora del poder adquisitivo, adquiriendo bienes comunes.

Con el tiempo, una cautiva de éxito puede superar al mercado tradicional, y quienes se comprometen con un modelo de cautiva, pueden disfrutar de un menor costo del riesgo, un mayor control sobre sus programas y primas estables.

FUENTE: www.rmmagazine.com