Internacionales

Reaseguro, clave para enfrentar eventos de baja frecuencia y alta severidad

En México, de acuerdo con la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSF) este mercado al cierre de 2021 estaba conformado por 112 instituciones y primas emitidas por 667 mil millones de pesos, de los cuales 121 mil millones corresponden a cesiones de reaseguro, equivalente al 18% de las primas emitidas.

El reaseguro, que se define como el seguro de los seguros, es sumamente importante en eventos de baja frecuencia, pero muy alta severidad, explicó Kaspar Mueller, presidente de reaseguro Latinoamérica de Swiss Re en entrevista con +Dinero de Forbes México.

“En un seguro para autos no necesitas reaseguradores porque sabes cuántos vehículos tienes, cuál es la frecuencia de accidentes y el promedio de su costo por lo que puedes planear. Hay cambios, pero no son grandes. En cambio, si tienes edificios en una parte del mundo donde hay terremotos, no a menudo pero que sí ocasionan grandes daños a pagar, el reaseguro tiene un rol importantísimo. Son daños que no se pueden planear, los llamamos de baja frecuencia, pero muy alta severidad”, dijo.

Para una compañía local tener edificios en un país como el nuestro dónde los movimientos telúricos pueden ser catastróficos, puede ser tan letal para la empresa, como para las personas.

“Los reaseguradores tenemos negocios en todo el mundo, de modo que podemos tener un terremoto en México, pero no un huracán en Japón al mismo tiempo y esa es la clave para poder diversificar los riesgos”, añadió Kaspar Mueller.

Asimismo, el directivo explicó que en el reaseguro hay dos tipos de contrato, uno proporcional (donde se comparten los daños) en el que si una compañía aseguradora tiene 200 daños, el reaseguro paga el 20%; y otro no proporcional en el que si el daño es de menos de 100 millones de dólares, el seguro paga a todos; pero si excede esa cifra, el reasegurador es el que paga.

Curiosamente, el presidente de reaseguro Latinoamérica de Swiss Re, detalló que las compañías aseguradoras suelen comprar reaseguros para huracanes o terremotos, pero no para pandemias aun cuando la historia ha demostrado que cada siglo tenemos una pandemia y cada 30 o 40 años una epidemia de impacto considerable.

Parecería que son eventos improbables e incluso lejanos en el tiempo; pero ya hemos visto los efectos devastadores del Covid-19; y el cambio climático también puede ocasionar un mayor número de huracanes, por ejemplo, y con ello más daños mortales y económicos para un país.

En fechas recientes, Swiss Re –reaseguradora líder a nivel mundial– y Klimber –empresa que en 2018 creó el primer seguro de vida digital en América Latina se unieron– anunciaron una alianza para ayudar a cerrar la brecha de protección de seguros en América Latina creando productos de seguros, bienestar y asistencia a través de su infraestructura digital y automatizada, de modo que puedan ofrecer protección innovadora a más de 100 millones de latinoamericanos que no están asegurados.

Los pronósticos

Ramo de daños global

Swiss Re pronostica que las primas de reaseguro de daños crecerán 3% en términos reales en 2022, superando al sector primario.

“Si bien el reaseguro también se ve afectado por los retos macroeconómicos, continúa beneficiándose del endurecimiento de las tarifas en las líneas comerciales del sector primario y está experimentando un nuevo ciclo de aumento en los precios”, aseveró Kaspar Mueller.

Ramo de vida y salud global

La reaseguradora espera que las cesiones de vida tradicionales registren un crecimiento real del 1.1% en 2022, con la inflación ejerciendo un impacto negativo sobre el crecimiento.

“Una mayor conciencia sobre el riesgo de mortalidad seguirá elevando la demanda de soluciones de protección y respaldará el crecimiento del reaseguro de vida tradicional”, finalizó.

FUENTE: www.forbes.com.mx