COBERTURA #64Locales

La startup santafesina que creó un laboratorio en la nube y ahora apunta al exterior

Con sede en la ciudad de Sunchales, la startup busca consolidarse a nivel global con proyectos que plantean soluciones únicas dentro de la industria farmacéutica

Fundada en el 2009, Phylumtech es una startup santafesina con base en la ciudad de Sunchales y con trece personas dentro de su equipo que buscan aportar soluciones únicas, ágiles y accesibles para la investigación y desarrollo de fármacos. En miras a consolidar su presencia internacional, el año pasado lanzó un innovador servicio: un laboratorio en la nube al que se puede ingresar desde cualquier parte del mundo.

“Es un laboratorio digital que ejecuta los pasos que se configuran desde la app. Entonces el investigador puede tercerizar en esta plataforma los servicios de I+D sin encarar el proceso rutinario que conlleva buscar a una empresa para que lo haga. Directamente configura por catálogo lo que necesita y la app arroja los compuestos que están disponibles para hacer los experimentos y los lleva adelante”, explicó el biotecnólogo y CEO de Phylumtech, Sergio Simonetta, a Ecos365.

Surgida doce añosatrás como un consorcio público privado en la incubadora de empresas de la Fundación Instituto Leloir, la startup pasó a formar parte del grupo Sancor Seguros en el 2015. A través de su incubadora Cites, la compañía invirtió u$s 500 para que pudieran escalar sus proyectos en el campo farmacológico y pasar definitivamente a un modelo de gestión privada.

“Nuestra idea original era trabajar en un método que ya teníamos patentado y que permitía realizar testeos de compuestos en gusanos, los cuales se usan para experimentos farmacológicos en etapas muy iniciales. A cites le gustó la idea y decidió apoyarnos para ver si podíamos empezar a desarrollar fármacos directamente desde Argentina”, explicó el empresario.

Se trataba de una idea ambiciosa ya que en el país la innovación dentro del sector farmacéutico conlleva mucho tiempo y dinero, por lo cual las industrias suelen dedicarse a laelaboración de medicamentos génericos a partir de recetas que provienen del exterior. “El enfoque era el de salir a aprovechar para ver si podíamos meter la semilla de desarrollo de fármacos a nviel nacional”, explicó Simonetta.

Agroquímicos y salud

A la vez que su trabajo avanzaba en el campo de la salud humana, la startup se dio cuenta de que había un nicho interesante por explorar y que estaba relacionado con el sector de los agroquímicos. Esto se debe a que Argentina consume muchos químicos para combatir plagas en las plantas por lo que empezó a surgir el interés en desarrollar nuevas moléculas ecológicas y menos nocivas con el medio ambiente.

“Empezamos a pensar de qué otra manera podíamos aprovechar los desarrollos que teníamos para el campo de los agroquímicos. Nos dimos cuenta que los organismos con los que veníamos trabajando, gusanos nematodos, nos servían como modelo para desarrollar fármacos antiaprasitario tanto en humanos como en el sector agrícola”, explicó el científico.

En paralelo a este proceso, notaron que la tecnología que estaban usando podía ser llevada a la nube para “democratizar”, en palabras de Simonetta, el conocimiento y que otras startups a nivel mundial no precisen de infraestructura para realizar experimentos en este campo. Así fue como sumaron de accionista a Baufest, empresa internacional de software, con la cual desarrollaron en conjunto la plataforma cloud.

El desarrollo conllevó una inversión cercana al millón de dólares y, según el empresario, fue muy bien recibido por parte de los inversores privados y de laboratorios interesados en probar la tecnología. Si bien el proyecto se vio afectado por la irrupción de la pandemia, precisó ya hace un tiempo se encuentran reactivando las pruebas con clientes reales que están usando el programa para su posterior validación.

“Lo interesante es que profesionales de todo el mundo pueden acceder a diseñar y ejecutar, de forma automatizada y remota, distintas clases de experimentos sobre organismos microscópicos. Es algo muy novedoso a nivel global”, destacó el científico.

Hoy en día, la startup posee distribuidores en países como Estados Unidos y Japón, los cuales se dedican a comercializar su tecnología a distintos laboratorios y clientes finales. Si bien en el último año, la empresa logró aumentar su facturación en dólares un 40% el científico precisó que requieren de importantes líneas de financiamiento para continuar escalando sus proyectos.

Esto puede ser un ostáculo dentro de un país como Argentina, donde las startups se ven limitadas a la hora de acceder a las sumas de dinero que muchas veces requieren para avanzar con el I+D. En este sentido, desde Phylumtech se encuentran evaluando el camino a seguir para los próximos años.

“Está la duda de si la mejor decisión para apalancarnos es con socios comerciales o con inversión privada, esto aún no lo tenemos resuelto. La realidad es que para salir a buscar una ronda de inversión arriba del millón de dólares el inversor te pide que tenés un mercado global, que podés hacer negocios internacionales. Por eso validar nuestro laboratorio digital es muy importante, porque nos va a permitir afianzarnos en este terreno”, precisó Simonetta.

FUENTE: www.rosario3.com