Lloyd’s cree que el conflicto en Ucrania será el reclamo más importante para el mercado en 2022

Si al mundo, luego de dos años de pandemia que destrozó vidas y aletargó enormemente la economía, le faltaba aparte de enormes catástrofes climáticas algo más, era la esperable y lamentable guerra entre las potencias militares más importantes del mundo midiendo su poderío en suelo ucraniano.

Esta desafortunada guerra que involucra a todo el mundo tiene un correlato lamentable de puja por la distribución geopolítica de las naciones. Es innegable que un país democrático tiene todo el derecho a auto determinarse y a elegir su forma de vida y aliados. El tema es cuando su historia lo define como parte de una unidad geopolítica que integró no hace tanto tiempo, un porcentaje armado neonazi aceptado, y cuenta como principal vecino a un dictador con enorme arsenal nuclear, limita sus decisiones y confunde al mundo de lo que realmente está en juego.

Todos entendemos que la masacre desatada contra un pueblo libre es inaceptable, pero también sabemos que el vecino tirano anticipó que cualquier acercamiento de occidente que refleje futuras fronteras con capacidades bélicas contra su país sería un conflicto que los impulsaría a tomar las armas.

No tratamos de aceptar las aberraciones, sólo definimos que occidente había sido avisado de las consecuencias de un proceder. Putin en diciembre de 2021 alertó que no aceptaría más plataformas de la OTAN linderas a su territorio. Podemos no estar de acuerdo pero la comunidad europea y Estados Unidos con su inteligencia deberían haber previsto las consecuencias de este desgarrante altercado que destruye vidas y una nación. Evaluando el contexto, cabe mencionar que el Batallón Azov un grupo armado neonazi y con el Donbás comparten haber sido incorporados a las fuerzas armadas regulares ucranianas. Si bien, el grupo paramilitar Aydar tampoco ha sido oficializado por el gobierno, Marchenko, su comandante, fue designado este 1° de marzo gobernador de Odessa por el presidente Zelenski. La Misanthropic Division, y otros batallones, robustecen hoy la contraofensiva ucraniana y comparten la estética que expresa su ética: son antisemitas, homofóbicos, misóginos, supremacistas blancos, neonazis y, fundamentalmente, antirrusos. La excanciller alemana Ángela Merkel defendió este 4 de abril su decisión de 2008 de bloquear la inmediata entrada de Ucrania en la OTAN, y rechazó al respecto las recientes críticas que le dirigió el presidente ucraniano, quizás suponiendo las consecuencias. Conmocionado por las atrocidades en Bucha, un suburbio de Kiev, Biden, pidió un juicio por los abusos y el asesinato de civiles, volvió a llamar “criminal de guerra” a Putin, y anticipó que se impondrán nuevas sanciones contra Moscú por su brutal ofensiva militar.

Esta masacre genocida evitable es otra prueba tangible que las castas políticas, no importa su procedencia ni nacionalidad, hacen prevalecer intereses propios en detrimento de sus pueblos.

IMPACTO. A partir de esta introducción, y observando motivos mutuos, los cuales no justifican genocidios, trataremos de exponer los significados, geopolíticos, económicos y la directa afectación que observan sobre el seguro y el reaseguro mundial y el doméstico. Al cierre de esta nota y pese vanos intentos de negociación no se vislumbra una solución a corto plazo que satisfaga ambas partes.

La guerra bélica; la diferencia entre ambos ejércitos es enorme. Si bien algunos analistas ponderan la importante resistencia ucraniana, que ha demostrado un relevante poder de fuego y cohesión y han atribuido a las fuerzas rusas torpezas y lentitud en su avance, no existe duda alguna que Putin concretara su objetivo de doblegar a su vecino. La invasión no habrá sido quirúrgica como se explicaba en un comienzo donde sus objetivos serían estratégicos y militares, finalmente arrasan enorme cantidad de vidas e infraestructura, concluyendo en una masacre en pérdidas humanas sin la ayuda presencial de lo OTAN ante la amenaza nuclear. Occidente aprovisiona armamento a Ucrania elcual no es suficiente para detener lo inevitable. Al 7 de abril la OTAN se reúne para analizar un nuevo aprovisionamiento de armas, dando a entender que el conflicto no vislumbra conclusión inmediata.

La guerra política y mediática; sin dudas la mayoría del mundo empatiza con la causa ucraniana y aparte de recibir millones de refugiados que con lo puesto escapan del horror, condenan la barbarie imperialista que a fuerza de destrucción impone su voluntad, siendo ya más de 4 millones de personas exiladas en países vecinos, donde más de la mitad se alberga en suelo polaco.

Rusia quedará aislada del mundo, y sus acciones, salvo los gerontes melancólicos de la U.R.S.S generará en la gente que no vivió esa época un peligroso frente interno para Putin que se encontrará sitiado entre el mundo y su propio pueblo desilusionado y empobrecido por una guerra que debió evitarse

ENSAMBLAR. La guerra en lo económico; Rusia cuenta con la mayor cantidad de ojivas nucleares, casi 6.000, seguido con algunas menos en poder de EE.UU. Pero en lo económico es una nación casi 20 veces más pequeña que los Estados Unidos y China. Mucho menor a Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, etc. Quizás con un PBI similar a España o Brasil, pero en un territorio muy vasto y climatológicamente muy hostil, donde aparte de Moscú, San Petersburgo y alguna otra ciudad se vive en forma precaria.

Las sanciones económicas impuestas por occidente que van desde abandonar la compra de sus principales commodities, dejar de venderle partes necesarias para ensamblar su industria, la confiscación de sus bienes en el exterior, el retiro del sistema Swift de transferencias bancarias, el éxodo de empresas de su territorio, etc., genera un empobrecimiento generalizado de su población, devaluación del rublo, inflación, desempleo, desabastecimiento, mercado negro, etc. A lo anterior hay que agregarle el importante costo de la invasión y la logística de ocupación, luego que las balas cesen con una población ucraniana de más de 45 millones que no le hará la vida simple al intruso que pretenda por la fuerza doblegar sus vidas y costumbres.

La guerra en el seguro y reaseguro; los grandes proveedores de capacidad del mundo occidental le han retirado su apoyo a esta Nación. Los Estados Unidos y el Mercado de Londres han cesado de darles cobertura. Otras muchas empresas de seguros, reaseguros y brókers han partido de su territorio, suspendido la operatoria y algunos retiraron sus directorios de empresas establecidas en suelo soviético. Todavía un enorme interlocutor, en lo bélico, económico, mediático y seguros no se ha pronunciado fuertemente que es China y es el eventual gran árbitro en esta contienda con un enorme poderío en todo. Xi Jimping a cargo de los destinos de China desde 2013, evalúa un tablero en el cual interviene en la medida que más conviene a sus fines. Está condicionado por la gran necesidad de crecer luego de 2 años de pandemia, ser uno de los mayores importadores de energía de Rusia y ser el gran proveedor de bienes de Occidente, con una enorme tenencia de bonos del tesoro americano. Estas y algunas otras vicisitudes como su ambición por Taiwán hacen que proceda sin prisa, pero sin pausa acomodando a su país según entienda cuáles son sus mejores intereses geopolíticos y económicos en esta contienda.

Sin dudas el reacomodamiento de capacidades de seguro y reaseguro, sumados a problemas que una guerra trae en las decisiones de inversión, logística, aprovisionamiento, vedas de tránsitos aéreos y marítimos, ataques cibernéticos, etc., trae aparejadas modificaciones en las consideraciones de riesgo y por ende en las coberturas y sus precios

El mercado de seguros y reaseguros de Lloyd’s ha dicho que cree que el conflicto en curso en Ucrania será el reclamo más importante para el mercado en 2022. En la actualidad, un problema prioritario para las aseguradoras son los más de 500 aviones occidentales varados que Rusia ha decidido nacionalizar, lo que los analistas creen que podría constituir una pérdida histórica para el mercado de la aviación, siendo las aseguradoras del Mercado de Londres las más expuestas a este riesgo. La guerra también afectará a las aseguradoras y reaseguradoras europeas a través de la volatilidad del mercado financiero de segundo orden, en lugar de los efectos directos de las sanciones a las entidades rusas y otras medidas que restringen sus empresas.

AGONÍAS. La Argentina, tan aislada, pequeña y con porcentajes insignificantes de cesión para el mundo, no verá muy afectada su realidad tanto en seguros como en reaseguros en cuanto a otorgamiento y/o modificación de coberturas y precios en lo general. Eventualmente en el reaseguro marítimo y aéreo dependiendo de ciertos acomodamientos vea modificaciones y en la muy poco desarrollada cobertura de cyber. En lo económico deberá balancear entre el mayor ingreso en la exportación de alimentos y el aumento del precio que deberá pagar en la importación de energía. Tanto el seguro como el reaseguro dependen del desarrollo económico de un país. Luego del esperable acuerdo con el FMI, pese los desacuerdos internos entre el propio oficialismo y oposición, hemos comprado algo de tiempo para seguir sin efectuar ninguna reforma estructural, lo que aparejará más de lo mismo. El acuerdo de “agonías extendidas”, perdón facilidades extendidas solo permite no ingresar a un default, con las lamentables connotaciones que hubiese traído aparejado para privados aislar aún más a un país. El organismo aprobó el programa de US$ 45 mil millones que firmó con la Argentina para el pago de la deuda, con un desembolso de US$ 9.650 inmediato, permitiendo correr el pago de los próximos dos vencimientos sin caer en default. El financiamiento neto de capital acumulado será de US$ 4.400 millones, dado que ingresarán US$ 44,4 mil millones, contra vencimientos de US$ 40 mil millones por el acuerdo Stand By de 2018, fortaleciendo reservas actuales en alrededor de US$ 5.800 millones donde otros US$ 2.700 millones provendrían de desembolsos del resto de organismos internacionales. Se esperan 10 revisiones trimestrales en los próximos 2 años y medio por parte de un organismo que se supone examinará las metas con lentes obscuros.

Claramente la inflación y, devaluación superará lo manifestado en un papel que ni propios ni el Fondo creen sucederá, lo mismo que el crecimiento será mucho menor al establecido. Oficialismo y oposición han decidido no acordar políticas de Estado de largo plazo que modifiquen la pobreza argentina. Ante los absurdos de negarse a efectuar las necesarias reformas estructurales, temiendo perder algún voto y sólo escuchando y permitiendo a energúmenos vandalizar espacios públicos, sin ninguna consecuencia para quienes destruyen, es que la casta sólo debate algún voto o caja política que pueda adicionar y no temas de fondo que cambien definitivamente la vida del ciudadano.

En nuestro negocio nuevamente aparece el fantasma de la limitación de pagos al exterior de necesarias coberturas de reaseguro que garanticen la solvencia de un mercado que detenta en sus balances papeles del Estado cuyo valor de realización dista del que se obtendría en el mercado ante la eventual necesidad de realización por el pago de un siniestro de envergadura, Ahora están utilizando a la AFIP para limitar pagos. Esperemos que no caigan garantías de pago por falta de divisas y que en el ínterin no se produzca una inundación, como la que costo US$ 1 billón a YPF y el exterior pago, que una granizada destruya parte del parque automotor, que una planta de energía estalle o un avión se caiga, dado que no existe compañía de seguros en la Argentina que se pueda hacer cargo de una fatalidad tal sin haber pagado el reaseguro que necesita.

FUENTE: www.revistaestrategas.com.ar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *