España: La pandemia refuerza la necesidad de asegurarse mejor ante los imprevistos

La contratación de pólizas de salud y vida ha crecido en los últimos meses ante la incertidumbre generada por la Covid-19.

Durante la pandemia, los ciudadanos hemos sido más conscientes de la protección que nos aportan los seguros. La gran incertidumbre que la Covid-19 proyecta en las vidas de todos hace indispensable contratar un seguro de vida para protegernos, que aminore la magnitud de las consecuencias de cualquier imprevisto que pueda surgir en la economía del hogar. Hasta el punto de que, desde verano, se ha incrementado la contratación de nuevas pólizas en las ramas de salud y vida.

La crisis sanitaria que azota el mundo no se circunscribe solamente a la Covid-19 . Pacientes con otras patologías están sufriendo las consecuencias de la desviación de los recursos hospitalarios al tratamiento de la infección. Este problema es especialmente relevante en la atención al cáncer. Un análisis realizado por varias sociedades científicas relacionadas con el tratamiento oncológico, en base a datos recogidos desde marzo a junio de 2020, concluyó que, en España, 1 de cada 5 pacientes con cáncer no fue diagnosticado o fue diagnosticado tarde.

Los expertos insisten en que una detección a tiempo es clave para superar la enfermedad. En este contexto, resulta esencial contar con una asistencia médica completa y sin esperas. Así, la atención privada supone una opción interesante, junto con los seguros de vida, que se han ido adaptado a las necesidades surgidas de la pandemia. Las aseguradoras, por ejemplo, ofrecen productos cada vez más personalizados que puedan minimizar el impacto psicológico y económico del proceso oncológico. Es el caso de Life Care Mujer, de Banco Sabadell, que ofrece una cobertura completa para hacer frente a las necesidades económicas derivadas de la enfermedad.

Actualmente, el cáncer de mama es el tumor más diagnosticado en el mundo. Según la Sociedad Española de Oncología (SEOM), el año pasado se detectaron en nuestro país 32.958 casos, lo que lo convierte en el principal tumor diagnosticado en mujeres, seguido del cáncer colorrectal. La Asociación Española contra el Cáncer (AECC) estima que, entre gastos directos, ocultos y pérdida de ingresos por bajas, despidos y reducciones de horarios, el coste de este tumor puede ascender hasta los 42.000 euros. Cerca de 9.200 euros corresponderían a gastos directos como productos farmacéuticos o servicios médicos sanitarios. En concreto, el 96% de las pacientes ha gastado una media de 3.590 euros en gastos médicos como servicios de nutrición, pruebas y consultas en la sanidad privada, servicios de psicología o rehabilitación, entre otros.

Life Care Mujer es un seguro de vida que ayuda a las mujeres a mantener la estabilidad económica de su familia en caso de fallecimiento, invalidez permanente absoluta o enfermedad grave. “Es posible que, durante la enfermedad, la paciente deje de trabajar de manera temporal para centrarse en el tratamiento, y que eso afecte a su economía familiar”, explica Jesús Blanco, oncólogo del Hospital Donostia. Asimismo, “cabe la posibilidad de que se opte por un tratamiento privado, o incluso que la paciente quiera someterse a una operación de estética una vez finalizado el proceso. Además, explica el doctor, “puede ocurrir que al finalizar el tratamiento la paciente decida realizar un viaje”.

Por ello, el seguro adaptado Life Care Mujer adelanta una dotación económica en el momento de la detección de un cáncer ginecológico, para que la paciente la pueda utilizar en aquellos gastos imprevistos que ella decida. Además, por cada seguro Life Care Mujer contratado, Banco Sabadell, donará 3 euros a la investigación contra el cáncer.

FUENTE: https://www.larazon.es/lr-con

Photo by Florian Wehde on Unsplash