La tecnología es una prioridad para todos los riesgos

Todo Riesgo TV recibió la visita de Alberto Gabriel, presidente de la Cámara Insurtech Argentina. El invitado habló sobre la actualidad de este tipo de empresas, su vinculación con el mercado de seguros y lo que colaboraron en épocas de aislamiento. “Antes, las inversiones iban para el negocio de autos porque ese negocio era el que más masa crítica tenía y, para el resto, no había prioridad. Creo que hubo una concientización muy grande de las grandes compañías de que la tecnología era una prioridad para todos los riesgos, no solo para autos”, consideró.

En el comienzo de la charla, Todo Riesgo le consultó al directivo por la actualidad de la actividad insurtech en nuestro país. “Las insurtech en Argentina vienen desarrollándose muy fuerte desde hace ya varios años. En particular, la cámara está cumpliendo dos años en octubre de este año con determinadas actividades y proyectos puntuales para que las insurtech puedan participar. A partir de ahí se vino dando un crecimiento importante. Estamos tratando de construir un ecosistema en donde todos sean una parte importante. Allí es donde vemos cómo evolucionaron las insurtech y crecieron nuevas con nuevos servicios y nuevas actividades. Prácticamente lo vemos todos los meses con alguna empresa nueva”, respondió.

“La Cámara está alcanzando los 35 o 36 miembros, no puedo decir exacto porque justamente todos los meses están ingresando dos o tres nuevas insurtech y asociándose. Quieren participar de los proyectos que tenemos más allá de los beneficios que contamos, como los informes personalizados con cosas o tendencias que van pasando en el mundo”, afirmó el presidente de la Cámara Insurtech Argentina.

En relación a su funcionamiento, Gabriel detalló que “vemos que se generó un círculo virtuoso. Más allá de las siete compañías de seguros que nos acompañan en la Cámara, entre las primeras tres o cuatro insurtech que entraron a la Cámara al año de conocerse, dos de ellas hicieron un joint venture. Hoy lo están compartiendo por toda Latinoamérica a partir de interactuar en la cámara. Después, la interacción o la parte comercial la realizaron entre ellas sin ninguna participación de la cámara. Pero lo que queríamos era que la cámara sea un lugar en donde se pueda construir el futuro de la industria y eso cada uno lo hace desde su empresa”.

Acerca de la vinculación entre este tipo de intermediaciones para la venta y los productores de seguros, el ejecutivo comentó que “entendemos que hay claramente espacio para toda la oferta de productos. Por ejemplo, en la cámara tenemos un informe mensual de tendencias para los socios que lo realiza una consultora internacional, Trendsity. Además, tenemos un espacio con McKinsey que nos da unas charlas bimestrales sobre tendencias en el mundo. Veíamos el otro día un informe muy interesante sobre lo que sucede en Europa. Allí, si bien es mucho más grande la participación de la venta digital en seguros, no supera el 30%. Y es un mercado mucho más maduro. Pero el 70% de las ventas todavía van por el canal tradicional o por un esquema híbrido en donde puede haber una cotización digital, pero detrás hay una venta con un asesor al teléfono o una venta presencial en una sucursal”.

“La verdad es que tenemos algunos proyectos muy interesantes, pero principalmente nos pone muy contentos y nos motiva mucho a todos los socios de la cámara algunas de las cosas que estamos haciendo con la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN). Debo reconocer que desde la SSN fueron muy receptivos con varios de los proyectos que venimos empujando. Uno muy importante que ya se está hablando entre la SSN, la Secretaría de Finanzas y el Ministerio de Justicia es la conectividad con la base del Registro de la Propiedad Automotor. Entendemos que eso va a dar mucha transparencia y un músculo de suscripción más sano. Estamos trabajando en varios aspectos”, destacó el directivo.

¿Cómo se desarrolló la venta de seguros para las insurtech en una época de restricciones a la circulación como la actual? “Es creciente esta tendencia a comprar seguros por internet desde hace diez años. Obviamente, con el tema de la pandemia, en el último año y medio creció un poco más la eficiencia y fue mayor la venta. Creció un poco más también el que haya insurtech vendiendo otros riesgos. Antes se vendía mucho auto y hoy lo que se ve es que es hay muchos más productos en las góndolas de las insurtech, como por ejemplo de vida, hogar o accidentes personales. Creo que viene de la mano de que muchas compañías, a raíz de la pandemia, salieron corriendo a tener servicio web o de cotizaciones digitales para darle al canal de intermediación”, contó el presidente de la Cámara Insurtech Argentina.

Respecto a si hay empresas brindando otro tipo de servicios para el mercado asegurador más allá de la venta digital, Gabriel respondió que “si me preguntás como broker de seguros, como Segurarse, claramente sí. Pero todo tiene que ver con seguros porque es el objeto único de un intermediario. Algunas insurtech miembros de la cámara tienen servicios de inspección digital. Lo que algunos llaman un ‘Uber de las inspecciones’ donde alguien, con un determinado perfil de estudio, se baja la aplicación, puede vivir en cualquier pueblo o ciudad del interior de la Argentina y es como un inspector a tiempo parcial. La misma aplicación le dice de ir a inspeccionar tal o cual choque y cómo hacer tal o cual cosa. Eso le dio una capilaridad muy importante a ese tipo de empresa”.

“Ese mismo tipo de empresas pueden hacer, por ejemplo, certificaciones de domicilio para bancos. Al tener esta capilaridad en distintos lugares, tienen ese mismo inspector que lo que hace es guiarse a partir de un menú que le da la aplicación y, a partir de ahí, registran un domicilio y le sacan una foto a esa persona en ese domicilio y al documento. Con lo cual sí, hay insurtech que dan servicios a distintas industrias”, reconoció el directivo.

Sobre las perspectivas, Gabriel añadió que “algunas compañías van a quedar en el camino, lamentablemente. Va a haber algo de concentración. Siempre digo lo mismo: nuestro mercado tiene 189 compañías de seguros y Brasil tiene 120. No hAGO un juicio de valor, pero en alguno de los dos algo está mal: o estamos sobredimensionados o Brasil está sub-dimensionado”.

Fuente: OndaSeguro