COBERTURA #79Interés General

Riesgos de catástrofes cibernéticas

El informe de Gallagher Re subraya la creciente preocupación entre los líderes del sector empresarial y de seguros respecto del potencial de un ciberataque sistémico a gran escala, comúnmente conocido como riesgo de “cibercatástrofe”, debido a los complejos desafíos e incertidumbres que presenta.

El informe subraya que, si bien el mercado de los seguros cibernéticos está evolucionando rápidamente, aún tiene que afrontar las posibles consecuencias de una catástrofe cibernética de escala sin precedentes.

A diferencia de los mercados de riesgos de catástrofes naturales, que frecuentemente presencian eventos como huracanes, incendios forestales, tornados e inundaciones, la falta de datos históricos y la inconsistencia en los marcos de codificación hacen que modelar y fijar precios para eventos de catástrofes cibernéticas sea particularmente desafiante.

El resultado es un alto nivel de incertidumbre que afecta la capacidad de la industria para evaluar y gestionar este riesgo de manera eficaz.

En el ámbito de los modelos cibernéticos, el informe revela una divergencia significativa, que ha generado preocupación entre los proveedores de capital sobre la confiabilidad de los modelos actuales.

Como respuesta a estas incertidumbres, el sector de (rea)seguros está tomando medidas para gestionar sus exposiciones mediante el ajuste del apetito por el riesgo, las estrategias de fijación de precios y la introducción de exclusiones y redacción de políticas más estrictas.

A pesar de estos desafíos, la demanda de seguros cibernéticos continúa creciendo de manera constante. Las aseguradoras han experimentado aumentos de tasas de tres dígitos en los últimos tres años, lo que ha aumentado la confianza en la fijación de precios para este riesgo complejo.

Sin embargo, si bien el capital fluye hacia el mercado, los proveedores de capital siguen siendo cautelosos a la hora de ofrecer soluciones sistémicas y rentables que aborden las preocupaciones de los operadores sobre la naturaleza desconocida de las catástrofes cibernéticas.

Las corporaciones también están tomando medidas para mitigar sus riesgos cibernéticos. La industria de la ciberseguridad ha logrado avances significativos desde el ataque a NotPetya en 2017, con desarrollos como la inteligencia artificial y nuevas herramientas de ciberseguridad que ofrecen una mejor gestión de riesgos.

Sin embargo, existe la preocupación de que estas tecnologías puedan plantear posibles desafíos de seguridad si se utilizan incorrectamente, creando una incertidumbre constante en el mercado.

Para abordar estos desafíos, los proveedores de modelos están invirtiendo en mejorar sus capacidades. Aun así, la industria de (re)seguros requiere datos más completos y precisos de los clientes asegurados sobre sus vulnerabilidades cibernéticas y experiencias de pérdidas para perfeccionar sus modelos y estrategias de precios, señala el informe.

Esto puede conducir a una cobertura más especializada, como la diferenciación entre grandes corporaciones vulnerables a ataques dirigidos y pequeñas y medianas empresas (PYME) que buscan asegurarse contra eventos de cola más larga que afecten a todo el sistema.

Ian Newman, director global de ciberseguridad de Gallagher Re, enfatizó la creciente complejidad del mercado de seguros cibernéticos y afirmó: “Hoy en día, existen muchos desafíos en torno al mercado cibernético y esto solo se intensificará a medida que crezca la clase. Gallagher Re ha sostenido durante mucho tiempo que la ciberseguridad se convertirá en la clase con mayores limitaciones de capital y experiencia dentro de la industria de seguros. Hemos invertido en un equipo que está excepcionalmente equipado para ayudar a nuestros socios a afrontar estos desafíos, algunos de los cuales se describen en este documento”.

FUENTE: mercadoasegurador.org